Una de truquillos #1

Cuando empecé con la arcilla polimérica no tenía ni idea de cómo funcionaba, no había visto tutoriales, ni libros, ni videos, y hay dudas y problemas que he tenido que ir resolviendo con el paso del tiempo preguntando a otras compañeras artesanas, leyendo tutoriales en idiomas que casi ni conozco (mirando las fotos y adivinando XD), viendo vídeos o simplemente experimentando.

Cada uno tenemos nuestra manera de trabajar pero hay cosas que hoy en día pienso que si las hubiese sabido cuando empecé habría sido mucho más sencillo. Por eso he pensado en hacer una sección nueva en el blog en la que siempre que pueda os cuente trucos sencillos para solucionar problemas habituales.

Endurecer la arcilla

La arcilla polimérica es así de simpática, en verano, por el calor, suele ponerse blanda, aceitosa e intratable. Parece que estés tratando con chicle y si por el calor tienes las manos húmedas peor aún. Hay dos soluciones muy sencillas:

1. La enciclopedia

La razón por la que el fimo está así de blando es porque tiene un exceso de aceite. Para solucionarlo colocaremos una bola del fimo que vayamos a usar entre dos hojas de papel y le pondremos encima algo que pese. Como prácticamente todos tenemos en casa esa enciclopedia de 20 tomos estupenda que nunca usamos ahora nos vendrá de perlas para esta ocasión. Lo dejaremos así toda la noche y al día siguiente veremos que las hojas de papel han absorbido todo el aceite que le sobraba al fimo. Voila! Ahora ya podemos trabajar con la arcilla con cuidado de no volverla a estropear. Es muy importante, aunque engorroso, lavarse las manos cada poco tiempo para mantenerlas limpias y secas.

2. El congelador

Este es un método más rápido pero que dura muy poco, por eso no es tan recomendable. Consiste en meter el fimo que queramos usar en el congelador durante 10 minutos. Si a continuación vas a seguir amasando el fimo esta solución no es la más eficaz, pero si por ejemplo has hecho una murriña y quieres cortar rodajas sin que se deforme el dibujo es la solución perfecta. Cada vez que quieras hacer un corte seco sin deformaciones...¡al congelador!


Ablandar la arcilla

Esto es algo que siempre me ha traído de cabeza y es que algunas pastillas salen tan duras que hasta se cuartean. Antes amasaba y amasaba como una loca hasta que me dejaba las yemas de los dedos, pero hace unos meses hablando con mi amiga Naira de Bolitas ella me dio la solución. Basta con mezclar el fimo con unas gotas de fimo líquido o aceite, amasamos un poquito y enseguida comienza a ablandarse. ¡Una maravilla! Además últimamente utilizo a mis padres como amasadores profesionales, que me ayudan un montón ^^
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...